Ya mas calmada…

Hace varios dias que no les escribo sobre la planificación de la boda. Este proceso es uno en el que hay muchas ilusiones y emociones que nada tienen que ver con flores, colores ni trajes. Y es que mi futbolista y yo nos vamos a casar!!!!
Cuando decidimos casarnos no pensamos en más nadie, sólo en nosotros. Sin embargo, en el proceso de planificación hay mucha gente que uno decide o no decide hacer parte de la boda, éstos también infuyen en el proceso.
Por ejemplo, mi amiga I. Tenía mucha ilusión de ser parte de la unión nuestra y yo no la invité…claro, que con la amistad tan hermosa que tenemos ella sin titubear me lo dijo, y claro que ahora es parte de nuestro séquito.
En nuestra vida, hay dos personas maravillosas que nos quieren ayudar en el proceso de la planificación, sin embargo, ambas invitadas de la boda. El tener que escoger a mi futbolista y a mi nos estaba creando muchísimo estrés; asi que una noche decidimos que contrataríamos a alguien externo. Que nuestra relación fuese de negocios y que nuestras invitadas disfrutaran la boda. Y es que yo no me atrevería a exigirle a una amiga/familiar que me haga un favor. Mi coordinadora se llama Milly…
Cuando mi novio y yo nos reunimos con Milly, hubo varias cosas que hicieron que le depositara mi confianza a esta persona.

Milly estaba bien arreglada, casual y elegante, y con accesorios.  Esto para mi es importante por que si me gusta su estilo, no puedo dejar a su cargo la decoración del día mas importante de mi vida.

En algún momento de la reuión, ella habló de Dios, de su hija y de sus 20 años de matrimonio, esto me da confianza porque se parece a mi familia y hace que entienda lo importante que para todos es ese día.

Después de haber escogido el menú, Milly nos aconsejó sobre las opciones que deberíamos tener.  Para ella nada de lo que yo le comenté era imposible, sin embargo ella nunca titubeó en decirme cuanto costaría cada una de mis ideas, eso me dice que no saldrán costos escondidos.  Y el hecho de que me pudiese decir costos…me dice que tiene experiencia en su negocio.

Y por último, el bebé de una amiga se comió dos platos de arroz de su compañía, y si a un bebé le gusta a mi me va a gustar.

Que les puedo decir, desde que firmé ese contrato ya no estoy obsecionada con la boda, y mi futbolista y yo nos dedicamos a disfrutar de nuestras tardes juntos.  Y creo que la calma está en que en la boda cada cual tiene su lugar, los novios debemos simplemente disfrutar de este momento de ser novios,  las amistades están para apoyarnos, y los invitados son invitados no empleados…Cada cual en su lugar.

Y como dice Mami-“Y lo que no te haga sentir cómoda no le des la importancia, recuerda que la te casas eres tú.”

Ileana

Leave a Reply