Lo que aprendí de mi boda

Ayer les mostré las fotos de nuestra boda, hace 5 años. Además de tener una excusa para enseñarlas, también traen unas lecciones que compartiré con ustedes. En ningún orden particular:

1. No puedes controlarlo todo.  Dicen que en Ponce no llueve. De camino a la ceremonia comenzó a lloviznar. Cuando llegamos la coordinadora me dice “Todo estaba tan bonito”. Si, la misma persona a quien le pagué para que se encargara de esos detalles me dice que todo estaba bonito.

2. Si puedes controlar tu actitud. Soy de las que llora en las bodas, indiferentemente de si conozco a la pareja o no. Yo esperaba beberme las lágrimas en la mía. Sin embargo, no fue así. De hecho, los que me conocen (incluyendo mi ahora esposo) estaban preocupados de que yo estuviese afectada emocionalmente por la lluvia. Yo lo que quería era bajarme del carro y casarme YA! Aunque escampó, como demuestran las fotos llovió durante la ceremonia. La verdad es que la mayoría de los cabellos, hasta el mío, no estaban tan bonitos luego, pero nosotros como pareja estábamos contentos. Si nosotros estábamos bien, entonces por que nuestros invitados deberían estar tristes o preocupados porque llovió? Ustedes como novios dictan el humor de la fiesta.

3. La boda se trata de ustedes, pero también de tus invitados. De alguna manera u otra nuestros amigos participaron de la planificación.Éramos 8 cuando fuimos a comprar nuestras sortijas. Ellos participaron del escogido de las etiquetas, de las fotos que nos tomaríamos (por eso la foto de los pantalones abajo). Eso también hizo que se la disfrutaran más. Que mayor felicidad que escucharlos años después hablar de nuestra boda y de lo bien que la pasaron.

4. Tus suplidores son clave. Lo más que tardamos en contratar fue el fotógrafo. Mi esposo es fotógrafo aficionado y era algo muy importante para nosotros. Noqueríamos un fotógrafo que hiciera fotos posadas,queríamos alguien que documentara nuestra boda. Claro, hay fotos posadas, pero son pocas. El resultado es que se puede apreciar en las fotos todo lo que pasó, de una manera natural. Después de todo no es real que nos pasamos la boda mirando hacia el horizonte mientras me tocaba el rostro. Sin embargo es cierto que bailamos, nosreímos y mordimos el bizcocho. Las personas que no asistieron a la boda pueden ver las fotos y sentir lo que pasó. El estilo de tus suplidores debe ir a la par con el de ustedes.

5. Nunca puedes complacer a todo el mundo. Alguien siempre tendrá una queja o crítica. Y no hay nada que puedas hacer. Problema de ellos.

Para las que ya se casaron: alguna lección que quieras compartir con las que estan en el proceso de planificación?

width=190

Leave a Reply